TRES AMIGOS MÁS UNO

Tres amigos americanos, compañeros del mismo colegio, lo estaban pasando en grande allí debajo de los pórticos de plaza del Castillo, en aquel San Fermín de un año cualquiera. Los tres admiraban a aquel estupendo loco que, hace muchos años y en los mismos lugares, intentaba dar un sentido a su propia vida. Como el, ahora ellos estaban entre mujeres guapas y amigos simpáticos. Un calor humano que se mezclaba con los efluvios del alcohol y con un irreductible deseo de dejarse llevar por las músicas y las danzas.
Acabaron exhaustos acurrucados sobre un viejo banco en algún lugar del Casco Antiguo donde, apoyados unos contra otros se durmieron, indiferentes al continuo y animado trajín a su alrededor. Soñaron con un viejo señor que los despertaba amablemente invitándolos a seguirlo. Los condujo en un dédalo de oscuras callejuelas donde se percataron que los transeúntes eran muy distintos y no llevaban zapatillas en los pies. – Esta es gente sencilla: sin pretensiones y que no está encerrada en su mundo mental perfecto. Si habría seguido con ellos quizás mi vida habría sido distinta. – dijo Hemingway.
Se despertaron y, mirándose se dieron cuenta de haber tenido el mismo sueño. ¿Solo un sueño?   ¡Puede ocurrir en San Fermín! …

Finalista nel IXº certamen de microrrelatos de San Fermín (Pamplona) Copyright 2017 © Angelo Cacciola Donati